Psicología mamás: ¿Qué es el síndrome de Munchausen?

Se denomina síndrome de Munchausen a una tendencia de sobreprotección que algunas madres ejercen sobre sus hijos, hasta el punto de llegar a enfermarlos conscientemente para que permanezcan en un estado de constante dependencia. A pesar de que los estudios acerca de este síndrome dan como resultado que no es un síndrome comprobado científicamente, existen numerosos casos de envenenamiento de los hijos por parte de sus madres. Sin duda se debe tener en cuenta la gran importancia con la que contarán los mejores tipos de servicios, en cuyo caso se habrá convertido en una elección interesante.

Psicología mamás: ¿Qué es el síndrome de Munchausen?

Psicología mamás: ¿Qué es el síndrome de Munchausen?

El síndrome de Munchausen por poderes es un síndrome no reconocido por parte de la comunidad médica que consiste en la inducción al vómito mediante fármacos, falsificando fiebre y otras opciones. Se trata de una enfermedad en la madre que suele formar parte de otros trastornos mentales. Es habitual que se produzca la muerte del niño, anteriormente sano. Es difícil de detectar ya que la madre parecer ser muy protectora y atenta con su hijo.

Normalmente se puede saber que un hijo está bajo la tutela de un adulto con síndrome de Munchausen cuando sus síntomas presentan incoherencias y no encajan en ningún cuadro de diagnóstico. Cuando el peque está en el hospital, su estado de salud mejora pero vuelve a empeorar a los pocos días de volver al hogar. Hay determinadas incoherencias que pueden conseguir que se averigüe que el progenitor padece este síndrome. Se trata de la no concordancia entre el tipo de sangre del bebé y la analizada.

fantástico

Para Bebés
★★★★★
5 5 1
fue alucinante, todo muy bien

maraaaavillosos

Para Bebés
★★★★★
5 5 1
el equipo son fantásticos, estoy muy contenta blablabla

Titulo opinion

Para Bebés
★★★★☆
4 5 1
opinion test de la review

Para Bebés Overall rating: 4.6 out of 5 based on 3 reviews.

3 desafíos que tiene que encarar toda mamá primeriza

El nacimiento de un hijo es un momento en la vida de toda mujer que debería ser un sinónimo de felicidad y de bienestar con una misma. ¡Nada más alejado de la realidad! ¿Cómo crees que está tu cuerpo – y tu mente – después del parto? Has acertado. Completa y absolutamente exhausto. Tanto es así que incluso se debe tener en cuenta todo lo relacionado con estos 3 desafíos que tiene que encarar toda mamá primeriza o que proponemos como tales. Y es que si contamos con las diversas posibilidades a tener en cuenta deberemos disponer de un sinfín de cualidades que vendrán de la mano de la posibilidad de cumplir con todas las expectativas. 

 

peques mamás psicología

 

Retos a los que se exponen las mamás primerizas

 

  • Dar independencia al bebé: Esto no significa desentenderse de él sino ser consciente de lo que va sucediendo a medida que aprende a gatear o a caminar. En cualquiera de estos casos es imprescindible que tengamos en cuenta la gran importancia que puede llegar a tener todo lo que hace que un peque vaya adquiriendo autonomía.
  • No eres un 24 horas: Muchas madres tienden a exigirse demasiado – casi todas -. De eso nada. Hay un padre, un abuelo y abuela y hermanos. Todos nos pueden ayudar en la tarea de ser madres y para el peque será mejor cuantas más personas conozcan.
  • No se va a morir: Si sigues unas medidas de cuidados e higiene, vas al pediatra las veces que tienes que ir y cuentas con una relación saludable de apego, ¿Por qué va a tener que pasar algo? Si, es verdad, a veces las cosas malas ocurren pero no tiene por qué.

5 lecciones que toda madre primeriza debe aprender

¿Eres mamá primeriza?¿Aún no has salido del parto? ¡Pon atención que esto es importante! Te contamos cinco secretos que las madres aprenden después de su primer peque en casa y que, curiosamente son cosas que las mismas mamás dicen que hicieron mejor la segunda vez que dieron a luz. ¿Preparada para conocer la verdad y nada más que la verdad?

5 lecciones que toda madre primeriza debe aprender

  1. Con un baño cada dos o tres días, basta: Sabemos que eres una mamá todoterreno pero hay cosas que no sabes. Una de ellas es que el ph de los bebés es muy delicado y que bañándole a diario puede que consigas enfermarle o empeorar la calidad de la piel más que trabajar en su beneficio.

  2. Demasiada esterilización conlleva niños burbuja: O lo que es lo mismo; los niños tienen que mancharse. Cuando escuchábamos esto, era tan cierto como ahora. Evitar todo contaco con las bacterias y microbios es sinónimo de menor tolerancia a los mismos y de mayor riesgo de padecer enfermedades.

  3. Tanto silencio es un problema: Igualmente, tratar de aislar de todo ruido al bebé cuando duerme conllevará irremediablemente futuros problemas de sueño.

  4. ¿Rapar el cabello la mejor elección? Aunque se asegure que el cabello crecerá más fuerte, lo único que aumentarán son las posibilidades de que el bebé padezca un resfriado.

  5. Delegar, esa gran lección: Quizás la lección más importante para una mamá primeriza sea la de llevar a cabo su labor sin que por ello tenga que esclavizarse. También hay un padre con el que repartir un 50% del trabajo.

Stop estrés mamá primeriza

Las mamás primerizas suelen aguantar mucha presión sobre sus espaldas justamente porque se deben enfrentar a un nuevo desafío. Con estos trucos para decir stop estrés mamá primeriza encontraremos algunos interesantes consejos y recomendaciones que podrán aligerar la carga de ser mamá, que no es para nada insignificante. Comienza a disfrutar de tu maternidad desde bien pronto y descubre con qué facilidad se puede sacar el máximo partido posible de cualquier situación por la que estemos pasando siendo mamás primerizas.

stop estrés mamás primerizas

Stop estrés mamá primeriza

La primera de todas las recomendaciones es; ¡Respira hondo! Nadie nace teniendo un hijo y tú no tienes que ser la madre del año. De hecho, el estrés puede conllevar rechazo hacia el bebé o síndromes postparto así que aparta las ideas negativas de tu cabeza y sé positiva. Segundo, ¡Delega! Normalmente las mamás primerizas quieren demostrar que pueden hacerlo todo solas. y no es así. Además, en el caso de que haya papá u otra mamá ellos deberán asumir el 50% del cuidado y atención por lo que esto no es una tarea únicamente para ti.

En tercer lugar y no menos importante, ¡Busca  tiempo para ti! Parece una locura pero si no dejas al otro progenitor que asuma responsabilidades, conseguirás un efecto perverso. Por una parte, el bebé solamente te requerirá a ti y, por otra, será posible hallar innumerables ventajas de sacar tiempo para ti ya que esta es verdaderamente la única manera de afrontar la maternidad, consiguiendo hallar el equilibrio entre tu “yo personal” y esa nueva vida que ahora requiere una gran parte de tu atención.

Síndrome de Munchausen, cuándo el hiperapego daña al bebé

La madre y el hijo están unidos por un lazo que aparece ya durante el parto con la liberación de oxitocinas (la hormona de los mimosos, relacionada con los abrazos y el apego). Esto es así y así debe ser pero, ¿Qué ocurre cuando la madre siente miedo por perder esa necesidad de ella que tiene el bebé y a causa de ello daña al bebé o al niño? Aunque parezca increíble esta enfermedad existe y tiene un nombre. Se llama síndrome de Munchausen. Te contamos en qué consiste.

sindrome de munchausen

El síndrome de Munchausen en la madre

Esta información es, más bien, informativa pero resulta curioso lo que pueden provocar los extremismos relacionados con el apego que existe entre madre e hijo. Y es que la necesidad de estar en contacto y de “sentirse necesitada” es una adicción que algunas madres llevan hasta extremos desconocidos para la mayoría hasta el punto de que lleguen a dañar al bebé, a atacarlo hasta ocasionar, en muchos casos, la muerte.

Síndrome de Munchausen, cuándo el hiperapego daña al bebé

Quienes no conozcan este síndrome ha de saber que se caracteriza por:

  • Provocación de la enfermedad en el bebé o niño

  • Lentitud en la recuperación del niño de enfermedades no graves

  • Fallecimiento de bebés o niños de un modo dramático y poco habitual

En el caso de la relación madre – hijo el munchausen es denominado “por poder” debido a que la madre es la tutora del menor. Esto genera complicaciones en lo que al diagnóstico final se refiere.

Darle independencia a tu bebé

Parecen tan desvalidos que muchas de nosotras nos sentimos incapaces de dejarlos solos ni un segundo. Durante los primeros meses es inevitable que se le de el apego necesario pero cuando pasan los primeros doce meses, es el momento de que, sin dejar de aportar cariño, se les vaya otorgando cierta autonomía. ¿Exageración? Las consecuencias de una niñez sin apego son terribles, tan destructivas para la vida emocional del pequeño como las consecuencias del hiperapego. Y es que si no queremos criar a un futuro adulto incapaz de enfrentarse a la vida, lo mejor, lo único que podemos hacer es quererles y que sepan que nos tienen cerca pero sin caer en la sobreprotección.

darle independencia a tu bebé

Cómo darle independencia a tu bebé

  • A partir de los 12 meses: A esta edad les dejaremos en algún momento realizando actividades solos sin nuestra supervisión directa. Obviamente es necesario que controlemos determinadas situaciones potencialmente peligrosas pero esto no será necesario cuando se trate de actividades como coger cosas o jugar con diferentes elementos. Durante esta época se puede optar por pasar tiempo de calidad con ellos pero marcar nuestros tiempos en solitario realizando actividades como leer. Los pequeños querrán imitarnos y esto puede ser divertido ya que se optará por un libro solo de imágenes para ellos.
  • A partir de los 24 meses: A esta edad les ofreceremos que nos ayuden en las tareas de la casa, obviamente, supervisados por nosotros. Hacer la cama puede ser muy divertido así como enseñarles a doblar ropa o barrer. También que nos supervisen mientras cocinamos o que compartan esas tareas que serán mucho más entretenidas y educativas.

Imagen cortesía de Robert Whitehead

Depresión postparto: síntomas y tratamientos

Depresión postparto

 ¿Sientes ansiedad y tristeza constantes y ya han pasado varias semanas desde que diste a luz a tu bebé? ¿Notas que tu pareja está más decaída que de costumbre y apática? Entre un 5-25% de la población paterna y materna – con mayor incidencia en las mujeres – sufren la depresión postparto. Los síntomas son los anteriormente indicados y pueden confundirse fácilmente con el diágnostico depresivo. En el caso concreto de las mujeres se atribuye su existencia a la alteración hormonal y/o al cambio de estilo de vida que se da cuando se tiene un bebé. Pero, ¿Quiénes son más susceptibles de padecer de depresión postparto y cuáles son los tratamientos habituales?

Tratamientos para la depresión postparto

Remedios caseros: Más que remedios, son apoyos que toda madre con depresión postparto deberá enfrentar. Lo sabemos. Quieres hacerlo todo tú sola y te sientes vencida si no puedes lidiar con tu pequeño pero piensa que las responsabilidades actuales son demasiadas para, prácticamente, cualquier persona que se proponga afrontarlas sola. Por ello, el apoyo de la familia y amigos más cercanos y, ¿Por qué no? La intervención de una doula postparto pueden ser la solución.

Tratamiento médico: La terapia psicológica es utilizada en estos casos para aliviar la tensión producida por la gran carga de responsabilidades. La suministración de estrógenos también puede conseguir equilibrar este estado ya que cuando se da a luz los niveles de esta hormona descienden escandalosamente. Los productos farmacológicos para tratar la depresión postparto: síntomas y tratamientos no son la solución y deben ser administrados por el médico competente.