Psicología bebés: ¿Es bueno hacerles creer en Papá Noel a los niños?

Las generaciones anteriores ni siquiera nos planteábamos si el hecho de que nuestros padres nos hubieran dicho que Papá Noel o los Reyes Magos iba a influir en nuestro crecimiento o si íbamos a tener problemas para adaptarnos a la vida adulta. Lo cierto es que esto ha cambiado y, mientras que unos padres sostienen que es bueno hacerles creer que Papá Noel existe, otros piensan que esto puede dañar la psicología del bebés y traer importantes -y nefastas consecuencias- en su desarrollo futuro. Esclarecemos esto mediante la enunciación de dos opiniones contrarias. ¡Juzguen ustedes mismos!

PSICOLOGÍA BEBES DEBEN LOS NIÑOS CREER EN PAPA NOEL

La primera mentira de una vida o la primera desilusión

Las connotaciones religiosas de esta tradición son, en la rama científica, incuestionables. Los peques crecen pensando que unos seres mágicos existen y después son los propios padres quienes se lo niegan. Comienza el primer dogma de fe desde la tierna infancia – y la primera mentira -. Y es que los niños no necesitan de la ilusión forzada para ser creativos. Lo son por sí mismos y la diferenciación temprana entre realidad y fantasía puede ser determinante en su desarrollo cognitivo posterior. Son sorprendentes las secuelas que pueden dejar esta clase de conductas paternas en los niños como son la depresión en el futuro adulto, la falta de creencia en el ser humano, etc. Debemos enseñar a los niños a ser personas, la creatividad la tienen sobradamente.

Psicología bebés: ¿Es bueno hacerles creer en Papá Noel a los niños?

Por otra parte, hace no demasiado tiempo aparecía un ensayo en el Huffington Post que aseguraba que usar “demasiada” realidad en los más pequeños les priva de la posibilidad de “ser libres” de pensar en lo sobrehumano durante al menos unos años. No se sabe hasta qué punto esto puede beneficiar al futuro adulto que se encontrará con una realidad más cruel de lo que se “la pintaron” aunque lo cierto es que si que se debería intentar, como mínimo, reflexionar sobre el impacto que en los niños tienen estas celebraciones.

Imagen cortesía de